11 agosto 2013

El simbolismo esotérico del cuerpo. Fabio Ramirez





El simbolismo esotérico del cuerpo

Fabio Ramirez


La cabeza simboliza la vida espiritual y la mente la bóveda celeste, el contenido del cráneo es un recipiente y dentro de él, el conocimiento. El que beba de él lo adquiere, esta es la base del canibalismo. La cabeza es como un globo, un mundo o planeta. El cabello simboliza la fuerza superior, el vello la fuerza inferior, además es símbolo de fertilidad y fuerza como el fuego, por eso los místicos se rasuran, para renunciar a actuar en el mundo. El vello simboliza los instintos y la potencia irracional, por eso los faunos y sátiros como Pan llevaban tan velludo el cuerpo y las piernas.



El rostro, símbolo de la expresión, refleja los estados del alma, recordemos las máscaras del teatro. La boca, es por donde sale la palabra, símbolo del verbo creador, y a la vez, por donde se alimenta, símbolo de la destrucción (se asimila al fuego que destruye o construye). Los dientes son las armas primitivas, expresan la actividad de romper y rasgar, según los gnósticos eran el muro del hombre interior, por eso los dientes de muerto se usan en magia astral y natural. El ojo es el ojo de Dios que todo lo ve: no podría ver el sol si no fuese en cierto modo un sol, simboliza la percepción y la guía como el tercer ojo oriental, además se relaciona con la forma de los tentáculos y la lechuza, el ojo es la percepción, ver o espiar y a la vez la defensa.



Los senos y la leche: la tierra es como una gran madre, dadora de frutos y vida, cuyos pechos, vientre y vulva son centros simbólicos de la energía telúrica esencial y los centros sagrados. El aspecto de la madre se ve en la Pacha-mama sudamericana, Hera y Demeter en Grecia, Miriam-María en los judeo-cristianos, Iemanja en las religiones afroamericanas e indígenas, y las más crueles e instintivas, Astartre e Ishtar en Mesopotamia, Kali de India y por supuesto en Egipto a Iisis-Hathor (la diosa vaca) es símbolo de abundancia y generosidad. La virgen amamantando al hijo es un símbolo tan alquímico como la sangre del pelicano nutriendo a sus polluelos o la sangre del cordero derramada en el gólgota. La leche es un símbolo de fluidos mágicos, como para desarrollar el psiquismo magnético se usaba el vino, que borra los recuerdos astrales de la reencarnación en el hígado y no en el centro del corazón.



El ombligo simboliza el centro, así como el mundo también tiene un centro u ombligo, en China, Babilonia, Perú, o Medio Oriente, en Grecia el Omphalos, ombligo de la tierra sostén el templo de Apolo en Delfos. Está relacionado con el arca de Noé por ser la potencia central que reúne los caracteres o gérmenes. En las iglesias clásicas análogas del cuerpo humano, el centro corresponde al ombligo, además del cordón umbilical, ligazón de los seres a la naturaleza, sin olvidar el cordón de cobre, de plata y el de oro o cadena de los mundos que unen los distintos aspectos del hombre con sus respectivos planos cósmicos.



El vientre se corresponde con el horno alquímico que realiza todas las operaciones y transformaciones que requiere la vida, y tiene el simbolismo material opuesto al del cráneo que realiza las operaciones espirituales. Las manos corresponden al simbolismo cristiano primitivo, los musulmanes la usan fuertemente y los persas llaman a la fuerza mágica con la misma palabra que designa la mano. Es símbolo del poder mágico y representa la acción del hombre en el medio, a través de los cinco sentidos, y a las cinco fuerzas cósmicas o tatúas en sus cinco dedos, cada uno de los cuales simboliza algo.



La sexualidad es sinónimo de movimiento, de ritmo (aliento) y vida, de atracción; y el acto sexual representa la manifestación y el proceso creativo de los opuestos actuando entre sí y descubriendo la unidad de su esencia y manifestándose en la multiplicidad de las partes fenoménicas. El sexo es una fuerza creativa y una experiencia para expandir la conciencia, su energía es primitiva y por eso pura y sincera, puede canalizarse como sentido creativo o fuerza mental de concentración para la contemplación. En oriente no es combatida, es adorada en India con el kamasutra, y el Tantra mongol-tibetano. En occidente siempre se sostuvo que la fuerza mágica tenía tres orígenes: el corazón, el cerebro y el sexo, cuya fuerza es canalizada por los religiosos y es utilizada para producir actos paranormales o rituales sociales. Además, el occidente se refuerza su poder al considerarlo tabú, porque es unmétodo de liberación y al reprimirlo y manejar la angustia colectiva, es como se maneja socialmente el corazón y el cerebro de las masas, pero el sexo no se puede controlar o mentir así que es perseguido y su tensión es la fuerza que produce las manifestaciones religiosas, el arte y demás actividades sociales que se usan para descargar tensiones.



Freud lo encontró luego como base de los instintos, como Libido que debe ser sublimada como violencia. Las fuerzas polares se conocen en India como Yoni-Lingam y en China como Yin-Yang; la unión de ambos es Ankth, la cruz egipcia de la vida, llave de las puertas, el árbol de la vida. Todo lo que sea más largo que ancho es psicoanalíticamente fálico y expresa voluntad de dominar, inversamente todo lo que semeja caverna, grieta o abertura es la adaptación o fertilidad. Esotéricamente hablando, el sexo no es la raíz del mal, sino que su privación y represión da lugar a accesos violentos y desordenes sociales colectivos, a patologías físicas y psíquicas en lo personal.



Cómo manejar la energía sexual reprimida es uno de los secretos que sólo los iniciados deben conocer y tratar y cuyo nombre es Maithuna, que deberá permanecer en secreto porque es una de las formas más directas de manejar energía, más aun que la magia negra y la magia espiritual y por eso no deberíamos revelarla imprudentemente. El pie es símbolo del alma, como soporte del cuerpo, esto se ve en la Reflexología. El esqueleto es símbolo de la materia y de la muerte. El corazón es el alimento de los dioses primordiales y archivo de los dioses antiguos; en forma de copa, recoge la intención del alma: es el Sancta-Santorum, que contiene el átomo simiente y el recuerdo de las reencarnaciones anteriores. La sangre simboliza la vida, la entrega de lo más precioso, la misma vida, el sufrimiento, la lucha, el sacrificio, siempre significa un precio o consecuencia. El cuerpo entero como manifestación de Dios, la hallamos en el Adam Kadmon de la cábala y en Jesús del cristianismo. Así tradicionalmente se considera que la carne y huesos proceden de la tierra, la sangre y fluidos del agua, el aliento del aire y el calor vital del fuego. El cielo corresponde a la cabeza, el pecho al aire y el fuego, el vientre al mar y las piernas a la tierra.








Tomado y corregido de:
RAMIREZ, Fabio: Sueños. El libro. Resumen de simbolismo y significados.